¿Por qué no es buena idea tomar lácteos después de los 2 años de edad?

Vaca y ternero

Las guías para una alimentación saludable que se están publicando en los últimos años en los países occidentales (Gobierno de EEUU, Universidad de Harvard, Sistema de Salud Británico) recomiendan disminuir el consumo de lácteos. ¿Por qué esta recomendación?

Los estudios realizados en los últimos 10 años de forma consistente muestran que una mayor ingesta de productos lácteos en la adolescencia o en la vida adulta no se asocia con un menor riesgo de fracturas ni en hombres ni en mujeres. Sin embargo, en adultos, el consumo de lácteos por encima de los 2 vasos de leche de vaca al día o sus equivalentes se ha asociado con un aumento de mortalidad, un aumento en el riesgo de cáncer de ovario y de cáncer de próstata y está relacionado con el desarrollo de otras enfermedades crónicas, como enfermedades cardiovasculares, diabetes y Parkinson.

La leche de vaca o de otros animales  es una fuente importante de gasa saturada y colesterol, así que es lógica su asociación con un aumento del riesgo cardiovascular. Sin embargo, otros componentes presentes en la leche también pueden tener un papel negativo en nuestra salud.

La razón es lógica: la leche es un alimento diseñado para transformar a un bebé mamífero de cualquier especie en un adulto en un corto espacio de tiempo. Este rápido crecimiento se logra gracias a la alta concentración de nutrientes así como a la presencia de hormonas y otras sustancias que específicamente favorecen el crecimiento.

Pero cuando somos adultos ya no podemos seguir creciendo; ¿qué pasa entonces con las hormonas y factores de crecimiento presentes en la leche de vaca? Siguen actuando, solo que esta vez favoreciendo el crecimiento rápido de las células de nuestro organismo, incluyendo las cancerosas.

Además, la leche de vaca actual proviene de vacas que están permanentemente preñadas. Durante la gestación los niveles de hormonas sexuales, estrógenos y progesterona, se elevan significativamente, y estas hormonas pasan a la leche. Los estrógenos animales pueden actuar en nuestro organismo, especialmente en los órganos sexuales, promoviendo una pubertad más precoz y favoreciendo el crecimiento de células tumorales en  ovarios, mama, útero y próstata. Curiosamente, hay mucha gente que rechaza la soja porque le preocupan los efectos de los fitoestrógenos y no se plantean que al consumir lácteos están ingiriendo estrógenos animales, muchísimo más potentes y con peligros demostrados. La potencia estrogénica de los fitoestrógenos es 10.000 veces menor que la de los estrógenos animales y en muchos casos tienen acciones anti-estrogénicas, protegiendo nuestros órganos del exceso de estrógenos. No solamente la soja no se ha asociado con un aumento del cáncer de mama, sino que parece que su consumo, especialmente en la adolescencia cuando las mamas se están desarrollando rápidamente, podría proteger frente a un futuro cáncer. Se ha observado que las mujeres con cáncer de mama que toman más soja en su alimentación prolongan su supervivencia y disminuyen la posibilidad de recidivas comparadas con las mujeres que no toman soja.

El consumo de lácteos se ha asociado con la aparición y gravedad del acné en adolescentes y adultos. El acné es una enfermedad muy frecuente en países occidentales, pero muy rara en regiones con patrones de alimentación no occidentales (con bajos niveles de proteínas animales y de lácteos). Se piensa que la presencia de acné precede y es factor de riesgo para presentar obesidad y otras enfermedades crónicas como hipertensión, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Tampoco podemos ignorar el efecto del consumo de lácteos tiene en la vida de billones de animales y en la sostenibilidad del planeta. El coste medioambiental de producir leche es altísimo; la industria láctea es una de las mayores responsables de la emisión de gases de efecto invernadero y de la contaminación de aguas y tierras de cultivo. Para que las vacas produzcan la cantidad ingente de leche que vemos hoy en los supermercados es necesario impregnarlas continuamente, y quitarles a los terneros en cuanto nacen, para que estos no se beban la leche que nosotros queremos. La imagen que ves en la foto de este post no es posible en la industria láctea actual: a las madres vacas y a sus terneros no se les permite estar juntos ni desarrollar ninguno de los lazos de afecto que cualquier mamífero establece con sus crías. La mayoría de los terneros macho irán al matadero a los pocos días o semanas de nacer.

¿Es la leche de vaca una buena fuente de calcio? Sí, lo es. Pero “ni la mejor ni la única”, como dice la Universidad de Harvard. La leche no tiene ningún nutriente que no se pueda obtener de otras fuentes y su alto contenido en grasa saturada, colesterol, hormonas sexuales y factores promotores del crecimiento hacen aconsejable disminuir drásticamente su consumo si queremos mejorar la salud de nuestra población. La leche de vaca no es necesaria en la alimentación humana. Si la tomas o se la das a tus hijos, no sobrepases los 2 vasos al día o sus equivalentes (2 yogures o 30g de queso). No tomes mantequilla ni nata puesto que solo aportan grasa saturada y colesterol.

¿Qué pasa con los niños pequeños? Los bebés hasta los 2 años deben tomar leche, son lactantes. Por supuesto la mejor leche es la leche humana, específicamente diseñada para el crecimiento más lento y el mayor desarrollo cerebral que se produce en los humanos comparados con otros animales. La leche materna hasta los 2 años o más es la recomendación de la OMS para todos los niños del mundo. Los niños que no puedan tomar leche materna tendrán que tomar una fórmula especialmente diseñada para lactantes, bien sea elaborada con leche de vaca o bien con proteína de soja.

6 comentarios:

  1. Hola! Me gustaría hacer una pregunta. Comentas en el artículo la recomendación de que los bebés hasta los dos años deben tomar leche. La recomendación que se nos da a las mamás es que a partir del año se deje la fórmula y empiecen ya con la de vaca. Entonces, ¿cuál es la mejor opción a partir del año cuando NO se le da lactancia materna al bebé?. Aunque mi niño tiene 18 meses y sigue con lactancia materna muchas mamás q conozco después de que el bebé cumplen el año se hacen está pregunta. Gracias por tu magnífica página. Un abrazo.

    • Hola Noelia, a partir del primer cumpleaños los bebés que no tomen leche materna pueden tomar leche de vaca y/o leche de soja enriquecida con calcio, dependiendo de las preferencias de la familia. En algunos casos muy concretos puede ser recomendable continuar con la fórmula unos meses más, pero para la inmensa mayoría de los niños y niñas tanto la leche de vaca como la de soja enriquecida con calcio se toleran bien a partir de esta edad y se pueden dar en lugar de la leche materna.
      Un saludo,

  2. Hola, tengo entendido que la soja es transgénico lo cual provoca también varias enfermedades, que puedo dar a mi hija que no sea leche de soja para que tenga buenos nutrientes en vez de la de vaca.
    Muchas gracias, quede encantada con todos tus artículos gracias mil

    • Hola Johanna, la soja no es transgénica de forma natural. Hay soja transgénica y soja que no lo es. Si vives en Europa la inmensa mayoría de la soja presente en alimentos para humanos NO es transgénica, cuesta mucho encontrar una que sí lo sea. Para mayor seguridad, cualquier leche u otro producto de soja como el tofu o el tempeh que sean ecológicos no son transgénicos, por ley.
      Si vives en América, allí hay mayor producción de soja transgénica, aunque la mayor parte se destina a la alimentación del ganado. Aun así la mayor parte de los fabricantes informan en sus productos acerca del origen de su soja, solo tienes que mirar en el envase y verás si dicen o no que está libre de transgénicos (también lo expresan en ocasiones como “libre de OMG” o “libre de GMO”).

  3. Buenas tardes, quiero dejar de darle a mi hija de 2 años leche de vaca, estoy mirando marca Ecomil de leche en polvo de almendras y de soja enriquecida con calcio, creo que la de soja es más completa, mi duda es que no tome los nutrientes necesarios ya que come muy poca fruta y verdura, sé que la leche de vaca no tiene ninguno pero se acostumbró al sabor.

    Estaría bien alimentada con la leche de soja con calcio en polvo o mejor darle de tetrabrick ?

    Muchas gracias.

    • Hola Mª Carmen,
      Puedes sustituir la leche de vaca que toma tu hija por leche de soja enriquecida con calcio sin ningún problema. La leche de almendras, como bien dices, es menos nutritiva, por lo que la de soja es preferible. Es mejor una de tetrabrick enriquecida con calcio y con una cantidad baja de azúcar (2,5 gramos /100 ml o menos). La leche en polvo de Ecomil no me gusta mucho: tiene mucho azúcar, y además ni el sabor ni la textura son iguales a las leches ya preparadas. La leche en polvo es una opción para cuando vamos de viaje, pero para el día a día, las de tetrabrick son mejores.
      La leche de soja enriquecida con calcio sustituye a la de vaca, pero ninguna de las dos proporciona los nutrientes que tienen las frutas y las verduras, así que da igual qué leche le des: además es importante que coma al menos una pequeña cantidad de fruta y verdura a diario, de las que más le gusten. Lo más importante es que os vea comerlas a vosotros, si no va a ser muy difícil que lo haga ella. No trates de que coma mucha cantidad porque a los 2 años no quieren en general, con un poco cada día es suficiente.
      Un saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • ¿Quieres suscribirte al blog?

    Escribe tu nombre y tu dirección de correo y recibirás una notificación cada vez que se publique un artículo