Carta al Dr. Antonio Escribano, Catedrático de Nutrición Deportiva

 

Kendrick Farris

A la consulta de Antonio Escribano, catedrático en Nutrición Deportiva, llegan deportistas profesionales que pretenden estar en la élite con vegetales como único combustible. «A la mayoría consigo convencerles de que ese no es el camino. Es imposible garantizar el mismo rendimiento. Los suplementos y el control no consiguen acabar con todas las carencias», asegura.

(Periódico ABC 11.08.2016 – Extraído del artículo: Los padres que impongan una dieta vegana a sus hijos podrían ir a la cárcel)

Estimado compañero,

Te escribo estas líneas en el día en que el levantador de pesas Kendrick Farris compite en la final de los Juegos Olímpicos de Río de 2016.

Kendrick Farris es el único representante de Estados Unidos en su categoría en estos Juegos Olímpicos. Ganó el Campeonato Panamericano del año 2010 y desde entonces ha participado en todos los campeonatos mundiales y en los JJOO de Beijing 2008 y Londres 2012.

¿Y por qué te hablo de este deportista?

Kendrick Farris es vegano. Sigue una dieta 100% vegetal, y aunque según tus palabras este “no sea el camino” a él le ha llevado nada menos que a tres Juegos Olímpicos. No está mal, ¿no? Kendrick Farris no es el único deportista vegano en estos JJOO. Entre otros también encontramos a Morgan Mitchell, corredora australiana de 400 metros. Ha quedado la octava en la primera vuelta y este lunes compite en semifinales.

También podríamos mencionar a David Smith, deportista escocés que fue medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de 2012 en la categoría de remo. Desafortunadamente una operación en la columna le impide participar en los Juegos de este año.

Otros deportistas, aun no siendo veganos en su vida diaria, eligen una dieta vegana durante sus periodos de máximo entrenamiento, pues afirman que esto les ayuda a rendir más. Es el caso de las hermanas Williams, Venus y Serena. Ambas son campeonas mundiales de tenis y acumulan cada una 4 medallas de oro olímpicas (Sydney 2000, Beijing 2008, Londres 2012), tanto en dobles como en individuales (más que ningún otro tenista). Otro ejemplo de profesionales que “pretenden estar en la élite con vegetales como único combustible”. Parece que lo consiguen.

Fuera del deporte olímpico tampoco faltan ejemplos. Fiona Oakes es una corredora inglesa que ha participado en 40 maratones, consiguiendo tres records mundiales. En el año 2013 ganó la maratón del Polo Norte (la primera mujer en lograrlo) y la del Antártico, ambas en condiciones meteorológicas extremas. Fiona Oakes es vegana desde su adolescencia. En España encontramos deportistas de élite veganos como Pedro Jesús López-Toribio (ciclista de ultrafondo), Alberto Peláez, (corredor de ultradistancia), Fernando García Aja y Fran Godoy (atletas).

Podría extenderme con otros ejemplos, pero creo que estos son suficientes para mostrar que es perfectamente posible obtener un rendimiento óptimo siguiendo una dieta vegana. Esto no debería ser sorpresa, pues ya en el año 2003 la Academia Americana de Nutrición, que agrupa a más de 100.000 profesionales de la nutrición, y que es la asociación más importante de dietistas y nutricionistas del mundo, afirmó, en su  documento de posición oficial, que “las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables y nutricionalmente adecuadas y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades. Las dietas vegetarianas bien planificadas son apropiadas para todas las etapas del ciclo vital, incluidos el embarazo, la lactancia, la infancia, la niñez y la adolescencia, así como para deportistas”. Sí, también para deportistas, doctor Escribano.

En tus declaraciones al ABC dices que “A la mayoría consigo convencerles de que ese no es el camino”. Esta aseveración me produce una mezcla de estupor y tristeza. Entiendo que el tema de la alimentación vegana no te interese particularmente (aunque como especialista en Endocrinología y Nutrición creo que estás obligado a, al menos, conocer la posición oficial de la Academia Americana de Nutrición sobre este asunto). Pero tratar de convencer a un paciente para que renuncie a sus convicciones (muchos veganos lo son por motivos éticos) cuando no hay razones científicas para ello me parece inaceptable en un profesional de la Medicina. Si no tienes conocimientos suficientes para asesorar a tus pacientes veganos, derívalos a un profesional que sí los tenga. Hay un número respetable de nutricionistas en este país que son expertos en alimentación deportiva, y en alimentación deportiva vegana. Los médicos no somos quien para juzgar las creencias y el estilo de vida de los demás y menos aún para tratar de cambiarlos. Y todavía menos aún para actuar en contra de la evidencia científica, que en los últimos años no deja de mostrar los beneficios de las dietas vegetarianas y veganas sobre la salud de la población.

“Los suplementos y el control no consiguen acabar con todas las carencias”, dices. ¿Qué carencias? Vaya forma de no decir nada. Cuando alguien describe el veganismo como un estado carencial per se ya me doy cuenta de que no sabe de lo que está hablando. Es un intento de desacreditar la alimentación vegana por parte de quien no se ha molestado en sentarse y leer un mínimo sobre el asunto. En España los mitos sobre el veganismo todavía son muy frecuentes entre la población general, puesto que nuestro nivel de educación nutricional es muy pobre. Pero es penoso cuando los oyes en la boca de un médico.

Te pido que te pongas al día, compañero. Sé que durante la carrera no nos enseñaron nutrición y lo poco que oímos en clase está más que desactualizado. Pero la ciencia de la nutrición avanza como el resto y los artículos están en Pubmed.

Y te ruego también que respetes a tus pacientes, sus creencias y su modo de vida. Y si no es mucho pedir, que no hables en público de un tema que no conoces, pues esto solo crea confusión. Y la población necesita mensajes claros sobre nutrición, no más mitos. Los mitos ya son por desgracia sobradamente conocidos.

Un saludo,

Miriam Martínez Biarge

Pediatra

PD: La versión traducida al español del documento de consenso de la Academia Americana de Nutrición del año 2009 se puede leer aquí.

 

 

2 comentarios:

  1. Hola, Miriam.

    Te agradezco la aclaración sobre la viabilidad nutricional de una dieta completamente vegetal. Sin embargo, me gustaría advertir sobre un punto que me parece importante sobre la manera de expresarnos.

    Entiendo que una *dieta vegana* es aquel tipo de alimentación que lleva alguien que suscribe el principio del veganismo, es decir, el rechazo moral a la explotación animal. Por tanto, si decimos que alguien que eventualmente come sólo vegetales por un tema de salud está llevando una “dieta vegana” sería una expresión incorrecta, puesto que no asume el principio del veganismo.

    Una dieta vegana excluye por principio todo aquello que proceda de otros animales, por una cuestión ética. Pero la dieta vegana no se refiere sólo al contenido sino especialmente al principio que la motiva. Por eso considero que no sería correcto decir “dieta vegana” para referinos solamente a una dieta que casualmente coincida en incluir sólo vegetales, ya sea por salud o por cualquier otra motivación que no tiene que ver con respetar a los demás animales como personas.

    A menudo ocurre que aparece publicado que determinado famoso es “vegano” o lleva una “dieta vegana” y luego nos enteramos de que ocasionalmente come peces o come huevos, porque en realidad lo que está haciendo es adoptar *una dieta predominamente vegetal* por un tema de salud personal. Esa forma de hablar es errónea y fomenta la confusión sobre el veganismo, que es un principio ético de rechazo a la explotación de los animales no humanos.

    Gracias por tu atención.

    Un saludo.

    • Hola Luis, muchas gracias por tu comentario que me parece muy pertinente.
      Estoy totalmente de acuerdo en lo que dices y es cierto que es muy frustrante el que se use el adjetivo vegano/a tan a la ligera, y que sea usado irresponsablemente por gente “famosa”.
      Cuando los medios de comunicación usan el término vegano/a en relación a dieta 100% vegetal sin hacer otras valoraciones más allá de la alimentación yo prefiero usarlo también, y solo si se utiliza incorrectamente para referirse a alguien que incluye en su dieta algún alimento de origen animal entonces llamo la atención sobre el error.
      El motivo de hacerlo así es que este tema es el que está siendo objeto de debate y de criminalización en este momento y me parece prioritario contestar a él. La entrevista al doctor Antonio Escribano y las declaraciones de la otra médica que salen en el mismo artículo se llevó a cabo a raíz de la propuesta de ley italiana de encarcelar a los padres que alimenten a sus hijos e hijas con una dieta vegana, 100% vegetal (a la diputada no le importa si las familias adoptan o no otros principios del veganismo, solo son cuestionados por sus opciones dietéticas).
      Al margen de otras consideraciones yo defiendo el derecho de cualquier familia a alimentar a sus hijos e hijas de acuerdo con los principios del vegetarianismo o del veganismo, lo que ellos elijan, pues es una alternativamente segura, saludable y perfectamente válida.
      Un abrazo
      Miriam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • ¿Quieres suscribirte al blog?

    Deja tu nombre y tu dirección de correo y recibirás una notificación cada vez que se publique un artículo