IMPORTANTE: Exposición a concentraciones peligrosas de arsénico a través del arroz

 

rice and arsenic(Publicado originalmente el 4 de abril de 2015)

Siento ser alarmista, pero en los últimos meses han ido apareciendo datos preocupantes acerca de la presencia de niveles peligrosamente altos de arsénico en el arroz. Estos datos han llevado a que organizaciones serias como la Academia Americana de Pediatría y la Sociedad Europea de Gastroenterología y Nutrición Pediátricas hayan expresado su preocupación y emitido recomendaciones sobre este tema, por lo que me ha parecido importante comentar y dar difusión a esta noticia.

¿Qué es el arsénico?

El arsénico es un metal pesado, al igual que el cadmio y el plomo. Estos tres metales se encuentran de forma natural y en pequeñas cantidades en el agua y en el suelo. Pero como resultado de años de contaminación industrial y de uso masivo de pesticidas que contienen estos tres metales, en ciertas zonas la concentración de estas sustancias supera los niveles que se considerarían aceptables.

La exposición a altas concentraciones de arsénico se ha relacionado con la aparición de diversos tipos de cáncer (especialmente pulmón, piel y vejiga), así como con alteraciones en el funcionamiento de diferentes órganos, incluido el sistema reproductor y el nervioso. Los humanos y otros animales vamos acumulando arsénico a medida que nos vamos exponiendo a él; es la exposición a largo plazo la más peligrosa y lo que puede incrementar nuestro riesgo de cáncer. Como en otras ocasiones se cree que los fetos, bebés y niños pequeños pueden ser más vulnerables a los efectos tóxicos y acumulativos del arsénico.

¿Por qué en el arroz?

Aunque en ocasiones se han encontrado cantidades elevadas de arsénico en otros alimentos, el arroz, por sus características especiales es capaz de concentrar diez veces más arsénico que otros cereales. Es más, el arroz es uno de los pocos cereales que puede crecer en suelos altamente contaminados por metales pesados.

En el año 2012 una organización de consumidores estadounidense encontró niveles de arsénico que superaban los límites tolerables en los siguientes productos: arroz, harina de arroz, pasta de arroz, galletas de arroz, leche de arroz, y cereales para bebés hechos a base de arroz. En el año 2013 estos hallazgos fueron corroborados por la Food and Drug Administration estadounidense, quien recomendó “no tomar cantidades excesivas de arroz” y variar los cereales de la dieta.

Esta recomendación ha sido recientemente suscrita (finales de 2014) por la Academia Americana de Pediatría y por la Sociedad Europea de Gastroenterología y Nutrición Pediátricas.

¿Qué podemos hacer para reducir nuestra exposición al arsénico?

Lo más importante es limitar nuestro consumo de arroz. Aunque no es necesario eliminarlo de nuestra dieta, es conveniente que los niños no tomen más de una ración por semana de arroz o productos que lo contengan (y los adultos no más de dos). Recuerda que hay muchos cereales que los niños pueden tomar y que además de evitar el riesgo de exposición al arsénico hacen más variada la dieta y aportan más diversidad de nutrientes. Trigo, centeno, cebada, avena, quinoa, amaranto, mijo y maíz pueden ser consumidos desde los seis meses, y salvo los tres primeros, los demás están libres de gluten.

El arroz integral puede contener más arsénico que el blanco, ya que el arsénico tiende a acumularse en el salvado. Se ha encontrado arsénico tanto en arroz cultivado de forma convencional como en arroz ecológico, pero los productos ecológicos normalmente tienen menor concentración de otros metales pesados como el cadmio.

Lavar el arroz en un colador bajo un grifo y cocerlo en un gran volumen de agua (desechando la que sobre) puede reducir la concentración de arsénico en el arroz que vamos a comer.

No des a tus hijos leche de arroz, a ninguna edad. No vale la pena, cualquier otra leche vegetal es más nutritiva y además no los expone al arsénico. La leche vegetal con más nutrientes es sin duda la de soja. La leche de almendras y la de avena pueden ser utilizadas ocasionalmente a partir del año de edad. Elige siempre que sea posible variedades preparadas o fortificadas con calcio.

Si das a tu bebé papillas infantiles de cereales, elige aquellas que no contengan arroz.

Evita alimentos preparados con harina de arroz, salvado de arroz, y sirope de arroz (se utiliza como endulzante en otras leches vegetales y en otros productos). Si eres celiaco elige pastas, crackers y galletas elaboradas con otras harinas.

La Academia Americana de Pediatría recomienda que en el caso de los bebés con reflujo, en los que a veces se utilizan espesantes de la leche a base de cereales para disminuir los síntomas, que estos sean de avena y no de arroz. Si estás utilizando un espesante comercial y ves que está elaborado con arroz, consulta con tu pediatra para que te recomiende una alternativa.

La buena noticia es que la leche humana contiene cantidades muy muy bajas de arsénico, significativamente menores que la leche de vaca. Los bebés amamantados están expuestos a tres veces menos niveles de arsénico que los que reciben fórmula artificial. Aunque los niveles de arsénico en las fórmulas infantiles a base de proteína hidrolizada de arroz no han sido oficialmente determinados, mi recomendación hasta que tengamos más datos es que no la utilices a menos que sea estrictamente necesario y solo por indicación de tu pediatra. Algunos análisis preliminares han encontrado que las fórmulas infantiles a base a arroz podrían contener hasta 15 veces más concentración de arsénico que las fórmulas preparadas con leche de vaca.

6 comentarios:

  1. Hola

    Hace unos días leí un remedio sobre como remover hasta en un 80% el arsénico del arroz, quisiera saber su opinión al respecto, ya que soy mexicana y sinceramente me encanta comer casi diariamente arroz.

    http://www.labioguia.com/notas/como-eliminar-el-arsenico-del-arroz-antes-de-consumirlo

    • Hola Mirna,
      Los consejos sobre cómo remojar y lavar el arroz antes de consumirlo son adecuados y efectivamente parece que eliminan una buena cantidad de arsénico.
      Yo sin embargo no recomiendo comer arroz blanco (refinado) más que excepcionalmente. El arroz integral tiene muchísimos más nutrientes que se pierden con el refinado: la mayoría de las vitaminas del grupo B y muchos minerales. Es mejor comer arroz integral, o al menos semi-integral (sin el salvado pero aun con el germen), ponerlo en remojo y lavarlo muy bien con agua antes de cocerlo.
      Un saludo,
      Miriam

  2. Hola!
    Yo quisiera saber si es posible pasar el arsénico de la leche de arroz a través de la leche materna, gracias

    • La mayoría de las sustancias que se encuentran en la sangre de la madre pueden pasar a su leche. En el caso del arsénico no sabemos qué proporción pasa a la leche materna, aunque sabemos que la leche materna contiene por lo general muy poquito arsénico, menos que las fórmulas artificiales.

      • Hola !! gracias por su respuesta.

        Entonces debería de dejar de consumir leche de arroz, si estoy amamantando?
        Una pregunta más, mi bebe tiene casi 8 meses, le puedo dar tofu? Que cantidad y como se lo ofrezco
        Gracias

        • La leche de arroz es muy poco interesante desde el punto de vista nutricional: tiene mucho azúcar y muy pocas proteínas. Es mejor que tomes leche de soja, leche de almendras o leche de avena, sin azúcar añadido y fortificadas con calcio.
          Puedes darle tofu a tu bebé desde ahora mismo. Pásalo por la plancha o cocínalo con verduras antes de dárselo. Una porción de 30-40 g está muy bien para su edad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • ¿Quieres suscribirte al blog?

    Deja tu nombre y tu dirección de correo y recibirás una notificación cada vez que se publique un artículo